Panamá

BOQUETE

CUÁNDO LLEGAMOS

Primeros días de noviembre de 2015.

CÓMO LLEGAMOS

Siempre en bicicletas, luego de rodar una semana desde que partimos del Valle de Antón. Salvo la salida del Valle para llegar a Penonomé, que la hicimos por un placentero camino alterno, siempre por la carretera Panamericana hasta David (capital de la provincia de Chiriquí). Luego por una amplia ruta, con una pendiente poco pronunciada, pero casi tan extensa como la distancia que separa a la capital con Boquete (38 kms.)

EL LUGAR

Entre montañas tupidas y el río Caldera que desciende desde aquellas, se encuentra el acogedor Boquete, Bajo Boquete para ser más precisos, capital del distrito compuesto por los corregimientos de Alto Boquete, Bajo Boquete, Caldera, Jaramillo, Los Naranjos y Palmira.

Muchas y variadas son las actividades que se pueden hacer en este hermoso pueblo chiricano. Recorrer alguno de los muchos cafetales que cubren las montañas que rodean al pueblo. Visitar la cima del Volcán Barú, el punto más alto de Panamá. Senderismo por bosques vírgenes del Parque Binacional La Amistad, donde observar al legendario Quetzal o algún otro animalito.

Cerca de Boquete, en Gualaca, Cangilones, un río encajonado entre masas de piedra que forman un canal de alrededor de doscientos metros, lindo lugar para en fresco chapuzón. También cerca, La Caldera y sus aguas termales.

En el mes de enero pueden visitar la famosa feria de las flores y el café, y por semana santa la feria de las orquídeas.

Todos los días martes, pasando el puente que cruza el río Caldera: la feria de los gringos. Un popurrí de artesanías, comida, productos naturales y muchas cosas más. Emprendimiento interesante de los muchos habitantes estadounidenses que viven en Boquete.

Comida

Muchos restaurantes de comida internacional: italianos, peruanos, franceses; típicas cafeterías norteamericanas. Buenas panaderías. También, y las más económicas, las fondas: almuerzos -sin sopa como en Sudamérica- plato principal un viejo amigo: arroz, frijoles o lenteja, carne de res, pollo o pescado, y una efímera ensalada; desde 3,50 dólares.

La gran influencia extranjera, también se vislumbra en su gastronomía. Poco vimos netamente típico, capaz el chicheme (harina de maíz dulce con leche) y los bollos (masa de maíz tierno con queso) pero seguro hay algo más.

Alojamiento

Gran cantidad de hoteles de todos los tipos y para todos los gustos. Muchos en el pueblo y también a los alrededores. Entre los más económicos pueden encontrar desde u$8 el dormitorio compartido, en adelante.

Les recomendamos El Refugio del Río, en el centro de Bajo Boquete. Allí pintamos varios murales. Hay cocina, wi fi, amplios espacios verdes, un pequeño arroyo que lo llena de encanto y sobre todo, muy buena onda. Dormitorios, carpas y habitaciones privadas a buen precio.

 

VALLE DE ANTÓN

CUÁNDO LLEGAMOS

Fines de octubre de 2015.

CÓMO LLEGAMOS

Rodando hasta San Carlos por la ruta Panamericana y de allí por una tranquila carretera, aproximadamente 30 kms., hasta el Valle. Veníamos desde La Chorrera y antes, Panamá City.

EL LUGAR

Un antiguo cráter de un volcán extinto, hoy un valle rodeado de montañas verdes. En el interior del valle se encuentra el pequeño pueblo del Valle de Antón.

Uno de los cerros es el Gaital, hogar de varios animales: monos, reptiles como la endémica rana dorada, y un sinnúmero de aves.

Otra emblemática montaña que rodea al valle, es la India Dormida. Una formación geológica que se asemeja a una mujer recostada y tiene su respectiva leyenda. Lindo lugar para caminar y observar el pueblo y sus alrededores. También allí está la Piedra Pintada, un petroglifo, legado de los antiguos habitantes.

También pueden visitar las aguas termales del pueblo. Modestas, económicas y curativas.

Lugar de descanso de los habitantes de ciudad de Panamá, a tan solo tres horas en vehículo, suele llenarse los fines de semana.

Comida

El pueblo cuenta con varios restaurantes, sobre todo italianos y peruanos. Las fondas son las opciones más económicas, el almuerzo a 3,50 de dólar.

Alojamiento

Hay algunos hoteles muy lujosos y también otros modestos. El lugar está limitado por su escasa superficie, por lo que no esperen una oferta numerosa.

PANAMÁ CITY

CUÁNDO LLEGAMOS

Mediados de octubre de 2015.

CÓMO LLEGAMOS

¡Atentos! Información importante para aquellos que quieran cruzar de Colombia a Panamá por mar. Hay varias opciones para llegar, les contaré cual elegimos nosotros. Desde Capurganá (Colombia) hasta Puerto Obaldía (Panamá), las dos ciudades fronterizas donde hacer los trámites migratorios, en lancha (30.000 pesos colombianos, un poco más para nosotros por las bicis). Desde Puerto Obaldía hasta Puerto Cartí en lancha, luego de dos días de espera, alrededor de seis horas navegando el cristalino Caribe a través de las islas kunas del archipiélago de San Blas. En Cartí, puerto de la Comuna indígena de Kuna Yala, unas camionetas 4×4 los llevarán, en aproximadas dos horas, hasta la Ciudad de Panamá ($25 dólares). ¡Ojo!, en el medio de la nueva carretera, antes un complicado camino por la selva, una pequeña garita de la comunidad kuna, les cobrará un peaje por pasar por su comarca: otros $25 dólares (precio extranjero). Nosotros lo peleamos un poco y nos terminaron cobrando, luego de una larga argumentación, como nacionales: u$5,00.

EL LUGAR

Fueron extrañas las sensaciones de arribar a una ciudad después de estar varios días en la selva del Darién, y luego de navegar por el Caribe entre las islas de los kunas, de atuendos típicos y ancestrales. Llegamos de noche y nos sorprendimos ante altos rascacielos y luminosos edificios. Cientos de vehículos surcaban amplias avenidas, gente corriendo por la cinta costera, luces y ruidos por todas partes. Mucho calor, mucho mal olor.

El casco histórico es interesante. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, está siendo objeto de un exhaustivo proceso inmobiliario de modernización. Se multiplican los restaurantes de comidas de todo el mundo, hoteles boutique en viejos edificios reacondicionados. Mucho para ver, más aun para consumir.

También obviamente el Canal, aunque no pudimos visitar el museo, ni las instalaciones, por la urgencia con la que abandonamos la ciudad. Aunque sí lo vimos desde el Puente de las Américas, uno de los dos que lo atraviesan, uniendo las américas.

Otro punto interesante es la antigua ciudad, primera fundación española destruida por un pirata inglés, donde encontrarán algunas centenarias ruinas coloniales.

Comida

De todo y a todo precio. Pueden armarse un plato en una fonda: arroz por u$ 1,00 y frijoles por lo mismo, o el plato completo con carne más ensalada a u$3,50 aprox.

En los supermercados panameños pueden encontrar productos de todo el mundo a bajo costo. Pudiendo, por ejemplo, cocinarse unos fideos griegos (500 gs. por u$ 2,00) con salsa italiana (pote por u$ 3,00 aprox.), queso holandés (u$ 5,00), acompañado de un vino australiano (de 8,00 a 12,00 dólares).

Alojamiento

Amplia oferta. Desde u$10,00 para arriba. Muchos en el casco histórico.

Cambio

En Panamá la moneda oficial es el dólar estadounidense.

 

Anuncios