Perú

CHICLAYO

CÓMO LLEGAMOS

Desde Lima, por la carretera Panamericana, en colectivo. Salimos de noche, a las siete, y llegamos a la mañana. Tardamos como catorce horas. Costo del pasaje: entre 40 y 50 soles por persona.

EL LUGAR

Cerca de la costa norte del Perú es, junto con Trujillo, la ciudad más grande de la zona. Varios sitios arqueológicos de importancia se encuentran a su alrededor. El más conocido es la tumba del Señor de Sipán. Cerca hay algunas playas para visitar. En el centro de la ciudad, sorprenderá la gran cantidad de negocios que venden cosas dulces. Recomendamos el King Kong, un tipo de alfajor de varios dulces: piña, de leche, membrillo.

Alojamiento

Nos alojamos con unos amigos de unos amigos. Pero vimos varios hoteles y hospedajes por el centro. Desconocemos precios pero es una ciudad barata.

LIMA

CUÁNDO LLEGAMOS

El lunes 21 de abril del 2014. De noche, casi empezando el martes.

CÓMO LLEGAMOS

A dedo. Desde Ayacucho hasta Pisco, aprovechando la gran cantidad de limeños que habían ido para Semana Santa. Viajamos casi todo el día, desde la media mañana hasta la noche, a eso de las ocho. Desde ahí tomamos un colectivo y en tres horas, o menos, estuvimos en Lima.

EL LUGAR

Capital cosmopolita. Centro económico y político del país. De los aproximados treinta millones de peruanos, nueve viven en Lima. Ciudad grande, de contrastes. Colonial y moderna, ruidosa y nublada; rica, muy rica; pobre, muy pobre. La diversidad culturar del país, en Lima, se mezcla con sus sabores y colores.

Visiten los barrios de Miraflores –y su malecón-, San Isidro y Barranco, una parte de Lima. Vayan al centro histórico, recorran las anchas avenidas, los museos, los mercados, el Barrio Chino. Vayan al Callao, recorran el puerto. Y hay mucho más… Todavía nos falta mucho.

Comida

Aquí, en esta ciudad, comí la comida más rica de todo este viaje, hasta ese momento. A mi me encanta el pescado de mar y los mariscos. Este fue nuestro encuentro con el mar y sus frutos, después de un año de viaje y para mí, treinta años de vida. Los mejores ceviches que probé. Arroz chaufa con mariscos y mucha más tentadora comida.

Alojamiento

Dependiendo de la zona, varían los precios. Nosotros estuvimos por Miraflores. Un tranquilo y vigilado barrio de clase media alta. Por esta zona hay mucha oferta de hostels para viajeros jóvenes, mochileros. Nosotros intercambiamos trabajo por alojamiento con la gente de Mana Hostel. Cobran alrededor de 20 soles. El lugar es lindo, tienen desayuno, internet, hay cocina, TV gigante con muchas películas y play 3, y buena gente.

CUÁNDO LLEGAMOS

El sábado 11 de abril. Vísperas de semana santa.

CÓMO LLEGAMOS

Desde Cusco, partimos a dedo. Una mañana entera viajamos para llegar hasta Anta, toda la tarde y parte de la noche, para llegar a las doce a Andahuaylas. Al otro día salimos a la mañana, para llegar a las tres o cuatro de la tarde a la ciudad de Ayacucho, capital del departamento del mismo nombre.

EL LUGAR

Ciudad netamente colonial y mestiza. Enclavada en un valle de las sierras peruanas. Religiosidad cristiana, mezclada con quechua. El departamento es grande, teniendo en el oriente a la selva. En la ciudad se pueden visitar museos, iglesias, el mirador del cerro Acuchimay y, a sus alrededores, las ruinas de la cultura Wari, la mayor de su época, anterior a los incas quienes tomaron parte de su legado. Costo: 3 soles. También cerca, a 15 minutos de las ruinas de Wari, encontraran el pintoresco pueblo de artesanos de Quinua. Los fines de semana hay una feria de comidas típicas. A pocos metros del pueblo, el General Velazco Alvarado, levantó, como símbolo del nacionalismo que impulsaba, un gran obelisco en la pampa de Ayacucho. Allí, en 1824, se libró la última batalla de la Guerra de la Independencia de España contra los ejércitos realistas.

En semana santa, la ciudad se moviliza celebrando la festividad cristiana. De todo el Perú y el extranjero, se acercan visitantes para apreciar las ferias, las calles dibujadas con flores y aserrines de colores, y las grandes procesiones. Antes, también había corridas de toros por la plaza principal, costumbre por suerte superada. El corriente año, cuando la visitamos, es el primero sin esta práctica sin sentido.

Comida

Como en toda la sierra, la alimentación se compones de papa, maíz y carne. El cuy -pequeño y, dicen que, sabroso roedor-, sigue siendo un plato buscado. Algo típico y rico que probamos, fue la puca picante. Papa y arroz cubiertas por una salsa de remolacha y maní, también se suele acompañar con chicharrón de cerdo.

Alojamiento

La oferta es variada, pudiendo encontrar fácilmente económicos. Nos alojamos con una familia pero vimos hospedajes desde ocho soles por persona.

Bruno, quien nos alojó, se quería hacer una cuenta de couchsurfing. Seguro recibe gente viajera.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

PISAC

CÓMO LLEGAMOS

Desde Cusco, llegamos a dedo, pero se puede tomar un colectivo bastante económico, entre 2 y 3 soles. Se llega en 45 minutos, una hora, u hora y media. Dependiendo del transporte, hay algunos colectivos que paran en todos los poblados hasta llegar a destino.

EL LUGAR

Es el primer asentamiento importante, después de Cusco, en el Valle Sagrado. A los márgenes del rio Vilcanota, se levanta una ciudad colonial y mestiza. Hornos centenarios, antiguas casonas, adobe y tejas, la conforman.

Colgados de los cerros: templos, observatorios astronómicos, residencias, depósitos, canales, túneles, caminos, nichos y cientos de andenes de cultivo. La ciudad Inca con forma de ave (de ahí su nombre en quechua). La maestría de los incas fascina en su arquitectura perfecta, en los diseños, en las enormes y trabajadas piedras. Ruinas, es un decir, porque en varias partes se muestran intactas. Construida sobre los cerros (sus Apus), se acercan a las estrellas y se alejan de ríos que crecen y se llevan todo en temporada de lluvia. El pueblo mestizo y cristiano ya ha visto perecer a su iglesia, hoy restaurada.

La entrada al complejo arqueológico es cara, pero siempre hay un plan B. Vayan bien temprano.

Los domingos bajan desde comunidades cercanas -poblados milenarios escondidos en los cerros- cientos de campesinos, a vender los productos que cosechan o realizan (alimentos y artesanías). Antes se daba el trueque, pero hoy se ha convertido en un atractivo turístico donde se perdió el intercambio y se está perdiendo la calidad de los productos.

Alojamiento

A pesar de ser un pueblo no muy grande, es un punto turístico importante en el valle, por lo que cuenta con gran cantidad de hospedajes. Recomendamos el Parche Rutero, hostel para viajeros, al costado del sagrado río Vilcanota. Hay cocina, agua caliente, wi fi y, sobre todo, muy buena onda. Si no está Lucho, estará Félix, interesante y linda gente.

URUBAMBA

CÓMO LLEGAMOS

En colectivo. Alrededor de una hora y media o dos, desde Pisac. No recuerdo el costo del pasaje pero era económico, entre 1,50 a 2 soles. Los pueblos entre medio (Pisac-Urubamba) son muy bonitos e interesantes para también ser visitados. Coya, Calca, las terma de Lares (a cuatro horas al este de Calca) junto a otros tantos, son alguno de los lugares para visitar. Todo el valle es espléndido. Mucha cultura milenaria, todavía intacta en el quechua, en sus alimentos y en la gran cantidad de construcciones, que por todas partes se encuentran.

EL LUGAR

Capital de la provincia del mismo nombre, es un punto estratégico en el valle, pudiendo desde aquí, tomarse varios caminos interesantes. Es una ciudad pequeña o un pueblo grande, rodeada por hermosos cerros, algunos verdes, otros nevados. Cuenta con las ruinas de un palacio inca y un variadísimo mercado.

Desde aquí pueden retornar al Cusco por el camino que pasa por Chincheros, otro pueblo nativo donde todavía se mantiene el trueque en su feria de fines de semana.

También pueden ir a Maras, a solo treinta minutos. Un hermoso y pintoresco pueblito, donde el adobe de sus casas se mezcla con la tierra de sus cerros. Dos lugares imperdibles de visitar: Moray, el laboratorio agrícola de los incas, a dos horas caminando (entrada: 15 soles), y Salineras, donde encontrarán piletones escalonados, recubiertos de sal.

Urubamba es también el punto de partida hacia Machu Pichu, ya sea en tren o caminando por sus vías, desde Ollantaytambo, o por el camino de la selva: por Santa María hasta la Hidroeléctrica.

Si ven en las fachadas de alguna casa, sobre la puerta, un palo largo con una bolsa de plástico en su extremo, entren y descubrirán la magia de las chicherías. La chicha de jora (maíz germinado) es rica, nutritiva y moderadamente etílica. En épocas de frutilla –a la cual llegamos nosotros en marzo- le agregan a la chicha estas deliciosas frutas licuadas, el resultado: la frutillada.

Alojamiento

No nos alojamos por lo que desconocemos precios, pero vimos varios y variados alojamientos.

MACHU PICHU

CÓMO LLEGAMOS

Hay tres rutas, pero varias formas para llegar. Una es la del Camino del Inca, un sendero que se eleva entre los cerros que bordean al río Vilcanota. Corre paralelo a este y enfrentado al camino del tren, del otro lado del río. Sale desde Ollantaytambo y dura alrededor de tres días. Atraviesa varios templos incas agarrados de los cerros, mirando desde arriba, precipicios extensos. Lo malo de este camino es que te cobran para hacerlo, se hacen tours turísticos, para aquellos que tienen el dinero. Para nosotros y la mayoría de la gente, era caro.

El otro camino, económico y más rápido, es por Santa María. También desde Ollantaytambo se pueden tomar un vehículo, por un precio razonable, hasta Santa María y, desde allí, otro hasta Hidroeléctrica. Cuando llegan, los separa una linda caminata de dos o tres horas, depende de su apuro, energía, o tiempo para apreciar el entorno, para llegar a Aguas Calientes, las puertas del Machu Pichu. Es aquí donde se compran las entradas.

El otro camino, que también puede ser el más económico dependiendo su movilidad, es el del ferrocarril. Si van por tren, el precio es caro, creo que si no son peruanos es de 40 dólares. Pero si van caminando por las vías, es gratis. Es el que nosotros recomendamos. También salen desde Ollamtaytambo. Es una linda caminata donde podrán apreciar la transición del entorno, desde un valle de cerros secos, hasta montañas verdes y húmedas, ceja de selva. Deben seguir los senderos que corren al lado de las vías, porque andar por estas es algo molesto, tanto por las piedras, como por el tren que las recorre constantemente. A un paso constante pero tranquilo la recorren en ocho o nueve horas, hasta llegar a Aguas Calientes. Por el punto medio del recorrido, entre un sendero y las vías del tren, hay una pequeña casa, ahí ojos abiertos con los perros. Cuatro o cinco bravasos, se nos abalanzaron a nosotros y escuchamos que a otros tantos más. Llevar para el caso, pan, carne o huesos, y paciencia.

Recomendamos, si llegan tarde a Aguas calientes, pasar la noche allí para salir al otro día, u otro día, temprano para Machu Pichu.

Desde Aguas Calientes hasta la ciudadela de Machu Pichu, los separa una caminata. Subiendo un sendero serpenteante entre cerros verdes y tupidos, luego de pasar el caudaloso río. Con paso firme y tranquilo, ahorrando aire para no fatigarse, pueden subir en una hora y media o dos. También se puede tomar un colectivo, que los sube en solo minutos y deja en las boleterías del Machu Pichu. Si, boleterías. El precio del colectivo… ni preguntamos.

EL LUGAR

Raras sensaciones nos cruzaron al llegar a Machu Pichu, varias encontradas. Entre fascinación y fastidio. Por una parte me sentí el protagonista de una historia de exploradores que me imagine de chico, y por la otra, me sentí un turista, uno más de los muchos que recorren esta majestuosa ciudad.

La idea de lo imposible se destruye ante los ojos, cuando aflora el testimonio palpable del conocimiento y comunión con el entorno, con la naturaleza. Hoy, este mágico centro de culto, conocimiento y observación, se transforma en un atractivo turístico, un destino con precio. Se vende algo intangible, sagrado. Se pasea sobre la superficie sin sumergirse en el verdadero valor de este lugar único. No puedo decirles que no vayan, si, que no paguen, que lo intenten. Para apreciar ciertas cosas creo que hay que conocerlas. Pero eso va más allá de pasearse un solo día por Machu Pichu. Atrás hay una cultura, sabiduría milenaria.

Si no son de Perú, la entrada es de 124 soles.

Alojamiento

En Ollantaytambo, donde eligen los caminos a tomar, hay varios hospedajes. Por el camino de Santa María, hay varios alojamientos. No así por las vías del tren, allí solo podrán acampar. Incluso tampoco, en el pueblo donde empieza la caminata, el Km 82.

Llegados a Aguas Calientes, caerán en la dimensión turística de esta obra Inca. Alojamientos y restaurantes de todos los tipos y precios. Comidas de todos los países. Hospedajes, pueden encontrar, buscando, desde 10 soles. Para los que andan en carpa y con poca plata, camino al puente hay un camping.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

CUSCO

CUÁNDO LLEGAMOS

Creo que, por el ocho de febrero.

Seguro, del 2014.

Temprano en la mañana,

como a las seis.

En Argentina, dos horas menos.

Jugamos con el tiempo,

ya lo atrasamos de vuelta.

CÓMO LLEGAMOS

Después de tres semanas en la Isla del Sol, el siguiente destino era Perú, Puno. Llegamos luego de dos o tres horas de viaje desde Copacabana (alrededor de 20 bs.). Se festejaba por la Virgen de la Candelaria, hacía ya una semana que se venía celebrando. Llegamos con la idea de trabajar en dichas fiestas y, de paso, disfrutar los pintorescos bailes de máscaras y disfraces que iban a invadir una de las avenidas principales. Los exagerados precios de alojamiento, que subieron por estas festividades que atraen a visitantes de todo el país y el extranjero, nos cambiaron de destino. Así, tomamos un colectivo desde Puno, directo a Cusco. Costo: 30 soles. Duración aproximada: 8 horas.

EL LUGAR

El Ombligo del Mundo, fue la capital del más grande imperio precolombino en territorio sudamericano, hasta la llegada de los españoles. Lo testimonian las ruinas de suntuosos templos, hoy cimientos de edificios coloniales, construidos sobre la majestuosidad Inca. Estos edificios y esta ciudad de contrastes, se llenan de turistas de todo el mundo que vienen a recorrer los numerosos museos, sus calles e iglesias, y a dormir en aquellos antiguos templos, muchos de ellos hoy, grandes y lujosos hoteles. Las recomendaciones quedan cortas, visiten todo lo que puedan de esta ciudad mágica. Koricancha, Sacsayhuaman, Templo de la Luna, Mercado de San Pedro, alguna de las muchas iglesias, etc… Lamentablemente en muchas partes te cobran, hasta para entrar a la Catedral hay que pagar.

Comida

En Perú, también se vive la diversidad en su gastronomía. Para los que gustan del buen comer, están en el lugar indicado, tanto por la excelente materia prima que crece en la selva, la sierra y la costa, como por los esplendidos platos que los peruanos hacen con ellas. En Cusco -la ciudad más importante de las sierras peruanas- sorprende la variedad de papas y maíces, así como la gran presencia de legumbres y semillas, como la quinua o la quiwicha (amaranto). En el Mercado de San Pedro encontrarán de todo, desde harina de algarrobo, maca o aromáticas especias como el culantro (cilantro), hasta las más deliciosas frutas: papaya, chirimoya, maracuyá, piña (ananá) y plátano, entre otras. Las almendras y las castañas, el maní, el cacao y el café, se mezclan en este universo de aromas. En los comedores del mercado, podrán degustar varios platos típicos por solo 4 soles, o menos. En las calles, también la oferta gastronómica se hace presente; desde rocoto relleno hasta cuy al horno, por precios razonables.

Transportes

El transporte urbano es barato, entre 0,60 céntimos y 1,00 sol, dependiendo la distancia. Todavía, en esta parte del Perú, al igual que Bolivia, son pequeñas combis, con capacidad bastante limitada.

Alojamiento

Cusco es una ciudad netamente turística por lo que podrán encontrar todo tipo de hospedajes, desde aquellos destinados a mochileros extranjeros (europeos o norteamericanos) con wi-fi, desayuno, y otras cosas más, hasta los económicos sin mayores lujos. Pueden encontrar buenos, bonitos y baratos desde 10 soles en adelante. Para los que quieren un hotel lujoso, hay varios, de todas las estrellas y con todas las banderas.

Cambio

Por un dólar estadounidense: 2,80 a 2,90 soles.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s