CHIQUITANÍA BOLIVIANA

Corría agosto del 2013, pocos meses llevábamos de viaje, y muchas ganas de recorrer y conocer. En busca de satisfacer esas ansias de aventuras, nos adentramos en el oriente boliviano. Tierra baja y calurosa, muy diferente al mundo andino en paisajes y cultura. Rincones poco visitados, naturaleza vírgen, pueblos pintorescos y genuinos, de gente hospitalaria y curiosa.

Y en aquel entorno majestuoso, el legado de las misiones jesuitas.

Seguir leyendo…